¿POR QUÉ ES SALUDABLE?

*Las masas de pizza se pueden hacer con muchos tipos de harina: integral, harina de maíz, harina de quinoa, harina de garbanzos… Si vas a utilizar una base de pizza comprada en un comercio, revisa los ingredientes en la etiqueta para elegir la más saludable.

*Con el queso que se incorpora a la receta estamos tomando una de las raciones diarias recomendadas de lácteos.

MENSAJE:

* Si quieres hacerlo más fácil, en los supermercados hay masas de pizza ya preparadas. Puedes utilizar las de tamaño individual o preparar una en formato XL e invitar a toda la familia.

INGREDIENTES (por persona)

Para LA cobertura:

Elige al menos tres ingredientes de entre los que te proponemos:

Y, si quieres, añade  por encima 1 cucharadita de orégano seco o unas hojas de albahaca o un poco de pesto.

PREPARACIÓN

1. Calienta el agua en un recipiente amplio. Cuando esté tibia, mézclala con la levadura con ayuda de una cuchara hasta que se disuelva por completo. Añade la harina poco mientras mezclas con una cuchara y, a continuación, incorpora el aceite de oliva virgen extra. Lo último que se debe añadir es la sal para que no haga efecto negativo a la hora de fermentar.

2. Espolvorea tus manos con harina y amasa por unos 4-5 minutos hasta que quede una masa que no se pegue a las manos. Luego, pon la masa de nuevo en el recipiente y cubre con un paño limpio de cocina. Deja reposar la masa a temperatura ambiente hasta que veas que dobla su tamaño.

3. Pasado este tiempo, extiende la masa con un rodillo y dale la forma que prefieras. Cúbrela con la salsa de tomate dejando los bordes libres y luego ralla la mozzarella por encima.

4. Añade los ingredientes que hayas elegido y hornea en el horno a 180º (precalienta y pon en modo grill para dorar los ingredientes) durante unos cinco minutos o hasta que el queso se derrita.